13. Abril 2007 - 0:00 | solomoto.es | Pruebas
Las Bandit han reestructurado absolutamente su motor para adaptarse a la exigente normativa antipolución Euro 3. Estas GSF han abandonado los carburadores para pasarse a la inyección, y, de paso, el veterano motor SACS de refrigeración aire-aceite, con más de 20 años a cuestas, ha dejado el lugar a un más moderno LC, aunque su arquitectura aún sea bastante clásica. Nos ofrece también un ABS de serie, amén de su conocido asiento ajustable en altura doble óptica Multiconvex, etcétera. El 1250 LC es un propulsor de mucha cilindrada, mucho par motor... y una considerable chicha. Se me ocurrió abrir gas sin muchas contemplaciones tras rebasar un camión parado en una calle estrecha, y la Bandit me obsequió con un largo y bello derrapaje, dejando algunos metros de negra raya sobre el asfalto. Otro dato a tener en cuenta de esta

Comentarios de Facebook