13. Abril 2007 - 0:00 | solomoto.es | Pruebas
Tenía muchas ganas de poder subirme a esta nueva versión de la Superduke, porque si el anterior modelo ya era catalogable de muy bueno, tras probar esta 2007 podríamos otorgarle una nota de excelente. Tan sólo han necesitado pulir algunos puntos concretos, como la autonomía o una dirección un poco nerviosa, para tener un compromiso perfecto. Con su presencia en los Mundiales de Velocidad y Supermotard y su cada vez más nutrida representación asfáltica están ganándose cada vez más el respeto del resto de las factorías.
Sin duda, uno de los puntos fuertes de esta moto es su chasis tubular construido en acero al cromomolibdeno -que tan sólo pesa 9 kg-, cuyas geometrías se han variado. Con un aumento de 0,4

Comentarios de Facebook